El legado

El legado del Reino

La impronta que el Reino de León ha dejado a lo largo de la historia es difícil de concretar en toda su magnitud. El Reino de León sirvió de base territorial a los reinos de Castilla y Portugal, fue un referente de la cultura y legislativamente fue pionero, marcando las directrices que se seguirían en el futuro. Alfonso IX promulgó la primera declaración de derechos conocida en occidente.

El trabajo legislativo del Reino de León contribuyó de forma importante al desarrollo de la Democracia, tal y como la entendemos en nuestro tiempo. Por primera vez el pueblo era partícipe de las decisiones de estado. Una labor legislativa que, debido a su influencia, hoy día aún pervive a través de los concejos abiertos

sanisidoroleonEn el año 1188, Alfonso IX invita a los representantes de villas y ciudades a la Curia, junto a nobles y eclesiásticos, dando lugar, con la presencia del tercer estamento, a las primeras cortes democráticas. Las Cortes sirvieron para reconocer y garantizar los derechos de los súbditos del Reino de León.

El mundo de la cultura floreció al abrigo de monasterio y cabildos con obras de importante valor histórico, que han permitido interpretar los contextos y situaciones que se vivían en la época.

La particular evolución del Reino de León y el resto de los reinos de la península, les confiere una serie de rasgos diferenciadores con respecto al resto de reinos europeos. El Reino de León tenía al invasor sarraceno a las puertas de casa, lo que determinaba que las cruzadas contra los musulmanes eran una cuestión diaria y de supervivencia. Pero las relaciones con el Islam no fueron únicamente bélicas, sino, que un floreciente intercambio cultural “cruza la frontera diariamente” enriqueciendo y determinando la evolución del Reino de León y la cristiandad peninsular.

El Fuero de León

El Fuero de León está formado por una serie de disposiciones promulgadas por Alfonso V el 30 de julio de 1017. En él se incluye una normativa de carácter general para todo el Reino y disposiciones de ámbito local para la ciudad de León. Representa el primer ejemplo de Fuero redactado en la Península Ibérica y se considera el primer escrito que recoge los derechos fundamentales de los ciudadanos en la historia de Europa. El Fuero de León fue el ejemplo a seguir por los distintos fueros que se elaboraron con posterioridad.

San-Isidoro-45Las normativas recogidas en el Fuero de León tienen una naturaleza muy variada. Se determinaba el acceso a la propiedad y la posesión, se regulaba la vida de la ciudad, las actividades de los mercados, la protección de los oficios, se garantizaba la inviolabilidad del hogar, la inmunidad de la mujer en ausencia del marido y la obligación de los leoneses a acudir cada año, el primer día de cuaresma, al cabildo catedralicio para establecer las medidas del pan, vino, carne y estipular el salario de los trabajadores. También, se exime a los habitantes del pago de la fonsadera y de la mañería. Es destacable el reconocimiento del derecho de los siervos a abandonar las tierras del señor llevándose sus bienes muebles, un derecho que Francia no conoció hasta los tiempos de la Revolución de 1789.

Otro de los aspectos destacados era que se promovía un concejo embrionario, al que se ha atribuido funciones políticas y judiciales y donde León vuelve a ser la urbe pionera.

El Fuero de León es el documento más avanzado que se ha elaborado en la edad media y por su carácter innovador prevalecerá durante la toda la edad moderna. En él se recoge derechos de los ciudadanos que muchos países de Europa no conocerán hasta bien entrada la edad contemporánea.

Las Cortes de 1188

Las Cortes supusieron la culminación de unas libertadas cuyas bases ya se habían establecido en el Fuero de 1017.

En las Cortes celebradas en León en el año 1188 se sentó las bases de la democracia que disfrutamos en la actualidad.  Por primera vez en la historia de Europa los representantes de ciudades y villas participaron en paridad con nobleza y clero en los asuntos importantes que afectaban al Reino.

San-Isidoro.-Claustro-12La celebración de las Cortes de 1188 supuso la culminación de un proceso que venía gestándose desde hace siglos. Los derechos fundamentales de los ciudadanos ya se habían recogido en el Fuero de León y las Cortes de 1188 sirvieron de marco para ratificar y ampliar la libertad del tercer estamento. A partir de las Cortes de 1188 los representantes de ciudades y villas tendrán voz y voto en las decisiones importantes del Reino. Con las Cortes se pretendía instaurar los procedimientos judiciales que garanticen transparencia y objetividad.

Tres son los hechos especialmente significativos: la búsqueda mediante las normas generales de la paz del Reino, la presencia de los ciudadanos comunes en las Cortes y el carácter pactista del poder real.

Estas medidas regulaban los derechos individuales del ciudadano. En ellos se deja constancia que la presencia del pueblo llano en las Cortes no es un acto simbólico, sino, que el tercer estamento adquiere peso específico en los distintos procesos. Esto queda reflejado en una serie de medidas, algunas heredadas del Fuero de 1017 y otras nuevas, que confirman el reconocimiento de libertad del pueblo.

Entre las medidas citadas se recoge la prohibición de atentar contra la propiedad ajena, con fuertes castigos para aquel que cometa hurto y la prohibición de la prenda extrajudicial; se otorga el derecho a la resolución judicial de las querellas; el ciudadano tiene el derecho de acudir al Tribunal del Rey o al tribunal del Liber, que se reúne en la ciudad de León, para reclamar los derechos reconocidos por los fueros locales de cada lugar; se establece la inviolabilidad del domicilio particular; se recoge el respeto a la justicia, a la que no se puede acudir con testimonios falsos; se establece el castigo de la denegación de auxilio judicial y se regulan los derechos y libertades de la mujer.

El rey deberá acudir al consejo a la hora de tomar decisiones importantes y, por su parte, el consejo tiene jurar fidelidad y velar por mantener la paz del Reino. El rey contará con la aprobación de las Cortes para hacer la guerra o declarar la paz.

Esta trascendental labor legislativa de las Cortes de León de 1188 tuvo su continuidad en la Constitución que se concreta en el concilium de Santiago del año 1194, en las cortes de Benavente de 1202 o en las Cortes celebradas, de nuevo en León, en el año 1208.

En las Cortes celebradas en 1202 en la ciudad de Benavente, que aún seguían siendo las segundas celebradas en el territorio europeo, se aprueba un impuesto, la moneda forera, antecedente de los presupuestos generales de los estados modernos.

La iglesia mantuvo un papel activo en la vida política y social del Reino. Las decisiones importantes del Reino eran consultadas a la iglesia y en el Reino de León  se celebraron hasta 38 concilios.

Los derechos adquiridos por ciudades y villas se guardaron con celo por parte del pueblo. La defensa del sistema jurídico y de las cortes, herencia del Reino de León, fue una de las causas del levantamiento comunero de 1520, de los que parte de los cabecillas procedían del territorio leonés.

El Reino de León hereda el derecho romano a través del Fuero Juzgo visigótico. El Fuero Juzgo se impuso al derecho consuetudinario castellano y hoy día es la base del derecho español actual. Fernando III el Santo, primer Rey intitulado de Castilla y León, aunque leonés de origen, implanta en Castilla las hermandades y normas jurídicas leonesas.

La cultura en el Reino de León.

El Camino de Santiago supuso un motor económico y comercial, pero también fue potente medio de intercambio cultural. El trasiego de peregrinos en el Camino de Santiago atrajo la llegada de comerciantes, procedentes en su mayoría de los territorios francos. La llegada de gentes procedentes de Europa aportará nuevas ideas al Reino de León que crecerá culturalmente.

San-Isidoro.-Leon-1Fernando I y Alfonso VI favorecieron la implantación del Cluny en el territorio leonés. La cultura medieval estaba en manos de los clérigos, ellos fueron los que cultivaron las letras y transmitieron los conocimientos. Las escuelas catedralicias se encargaban de la revalorización espiritual y formación del clero. Los distintos monasterios, las catedrales de León o Astorga o San Isidoro incluían en sus archivos un importante número de volúmenes. La iglesia leonesa tuvo una gran actividad intelectual, sobre todo en el entorno del Camino de Santiago.

La labor intelectual de la iglesia encuentra su mayor exponente en la colegiata de San Isidoro, auténtico centro cultural del siglo XII. De la colegiata salieron grandes autores, con mención especial para el Santo Martino y su biógrafo Lucas de Tuy, autor, este último, del Chronicon Mundi. La prolífica actividad cultural tiene su momento álgido en la 2ª mitad del siglo XII y las primeras décadas del XIII. Durante esa época se editaron gran cantidad de textos de sorprendente pluralidad, sin olvidar el carácter eclesiástico. El otro gran centro cultural se ubica en la catedral legionense, en cuyos archivos se guardan algunos “tesoros literarios” que han servido para interpretar la vida cotidiana de la ciudad y del Reino. Dos centros culturales, que además son ejemplo de belleza artística. San Isidoro de estilo románico y la catedral de estilo gótico.

La atención que se tenía por los aspectos culturales del Reino cristaliza en época de Alfonso IX con la creación del Estudio General en el año1218. La creciente importancia del Estudio General tuvo su recompensa en 1254, año en que Alfonso X le concede el grado de Universidad, la primera que implanta en territorio español.

El Reino de León como base territorial de otros reinos.

El Reino de León fue referente territorial y cultural. De los territorios leoneses surgieron los reinos de Castilla y Portugal. Aportó la base territorial del territorio español.

Arco-de-la-Lealtad-ZamoraDesde el traslado de la corte a León en el año 910, hasta su unión definitiva con Castilla en el 1230, el Reino de León paso por varios periodos en los tuvo que afrontar momentos difíciles, pero supo crecer en la adversidad para convertirse en el reino hegemónico de la Península. El Reino de León sufrió las acometidas del mundo ismaelita cuando éste se encontraba en su máximo apogeo. Una época en la que el Condado de Castilla queda desligado del Reino de León y no se volverá a recuperar, por lo menos con esa condición.

La llegada de la casa Navarra al trono leonés trajo consigo el periodo más glorioso del Reino de León que quedará concretado con la coronación de Alfonso VII como “Imperatur Totius Hispanniae”. Esta hegemonía se refleja en el arte. Fernando I ordena construir la basílica de San Isidoro para acoger los restos del santo, rescatados de Sevilla. En la basílica se destinó un espacio para dar el descanso eterno a los monarcas del Reino, El Panteón de los Reyes. Los frescos, el claustro y el propio Panteón de los Reyes, le confieren una singularidad a San Isidoro que ha hecho que sea considerada una obra única en el románico.

La muerte de Fernando I y la costumbre Navarra de dividir los territorios entre los hijos deja la ciudad de Toro a Elvira, Zamora a Urraca, Galicia a García, Castilla a Sancho y León a Alfonso. Sancho intenta hacerse con los territorios de sus hermanos, pero en el cerco que puso a Zamora fue muerto a manos de Bellido Dolfos. Este acto ha sido considerado por la historiografía castellana como un acto de traición y por la leonesa como heroísmo. Pero no hay que verlo más allá de aquel que defiende sus tierras del invasor y es un fiel servidor de su legítimo señor y esa es la consideración histórica que se le debe dar.

Coronacion-Aldefonsus-ImperatorAlfonso VI conquista Toledo, importante baluarte musulmán y antigua capital visigoda, la conquista de Toledo supuso la consolidación del Tajo como frontera del Reino y la apertura de las tierras extremeñas a la futura conquista. Alfonso VI fue el primer monarca que acuñó moneda.

La llegada al trono de Alfonso VII culmina en uno de los momentos más gloriosos del Reino. Alfonso se titula como “Imperatur Totius Hispanniae” el día de Pentecostés de 1135. En su coronación sentará como vasallos a los distintos monarcas y señores de la península, incluyendo los caudillos de los territorios musulmanes, y varios nobles del mediodía francés. En este periodo los territorios del Reino de León vuelven a servir de base para el nacimiento de un nuevo reino, Portugal, en 1143.
Texto

Selector de idioma

Actividades

  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8

Galería Fotográfica

Indumentaria medieval. Carnicerías. León San Pedro de la Nave Indumentaria medieval. Carnicerías. León Recreación Coronación Aldefonsus Imperator. Plaza de la Regla. León San Isidoro. León Catedral. León Castillo. Ciudad Rodrigo Parador de San Marcos. León Planta Baja Monasterio de San Facundo y San Primitivo. Sahagún