Evolución del Reino El comercio

El Comercio

Iglesia-de-San-LorenzoA partir del siglo X hay un aumento de la población que, a su vez, provoca un aumento de la demanda de productos de primera necesidad y una creciente relación con el campo. Con anterioridad al siglo XI el comercio del Reino de León se limitaba a la existencia de pequeños mercados que se abastecían de los excedentes rurales de los campos circundantes. Mercados de los que se tiene constancia a finales del siglo X, como el de León documentado en el 997 o el de Zamora en el 985. Los mercados solían ser semanales el de León se celebraba los miércoles y el de Sahagún los lunes, y posibilitaban los intercambios.

Durante los siglos X y XI, los productos más importantes fueron los excedentes agrarios, pero comienza a desarrollarse un comercio cada vez más ligado a los productos artesanales. En este contexto tiene una importancia significativa el mercado de Sahagún, donde a parte de mercadear con los excedentes agrarios, hay un comercio de productos que han recorrido largas distancias.

Monedas.-Museo-de-LeonEn principio la forma más extendida de intercambio fue el trueque, aunque el uso de moneda se generalizará, sobre todo a partir del siglo XI. La generalización de este uso de la moneda en el Reino de León fue un factor de gran importancia en el desarrollo del comercio, ya que favorecía los intercambios, sobre todo aquellos cuyo valor era elevado. Los mercados van evolucionando y recibiendo, cada vez con más frecuencia, demandas de productos más lejanos, derivando en un comercio más interregional y que con el tiempo dará lugar a la creación de ferias.

Pero hubo un factor que contribuyó definitivamente al desarrollo comercial del Reino, y ese factor se encuentra en el Camino de Santiago. Con la caída del Califato cordobés los reinos cristianos toman la ofensiva y el mundo ismaelita pierde la hegemonía. Esto incide en el Camino de Santiago, en el que van a converger varios factores. En el territorio por el que discurre se puede garantizar la seguridad. Los otros dos grandes centros de peregrinaje, Roma y Jerusalén, resultan largos, peligrosos o cuanto menos costosos. Además, se va a llevar a cabo una certera campaña de atracción de peregrinos durante el siglo XI, sobre todo en los reinados de Fernando I y Alfonso VI, con importantes exenciones fiscales a los comerciantes, y que convierten a Santiago en el centro del peregrinaje de la cristiandad.

Plaza-del-Grano-La cada vez más concurrida Ruta Jacobea atrae a artesanos y comerciantes, muchos de ellos venidos del mundo franco. Como consecuencia del éxito del peregrinaje a Santiago se va a crear una infraestructura viaria y asistencial y un espacio urbanizado. El trasiego de gentes activa la circulación monetaria y favorece la acuñación de una moneda propia, un aumento del número de mercaderes y artesanos, y en definitiva un incremento de los intercambios comerciales.

Las ferias también tuvieron un factor importante en la economía de la época. Contagiados por esta tendencia expansiva de la economía comercial empiezan a aparecer ferias. Especialmente significativa fue la feria de Sahagún. También citar las ferias de León, Benavente, Zamora, Toro o Béjar.

Texto

El comercio Menu

Selector de idioma

Actividades

  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8

Galería Fotográfica

San Marcos. León Castillo. Zamora Cruz de Ferro. Foncebadón. León Monedas. Museo de León. León Castillo de San Esteban de Gormaz. Soria Corro de Lucha Leonesa. León Parador de San Marcos. León Recreación Coronación Aldefonsus Imperator. Plaza de la Regla. León Indumentaria medieval. Carnicerías Arco de la Lealtad. Zamora