La Mujer

El papel de la mujer en el Reino de León y su evolución

Indumentaria-medieval4Uno de los problemas que se encuentran a la hora de hablar de la mujer medieval es la ausencia de documentación, lo cual hace muy difícil valorar su día a día, cual era su posición real, y mucho menos que pasaba por la cabeza de una mujer de aquella época. La mayoría de los escritos de la edad media eran realizados por varones, y sobre todo clérigos, cuya versión quizás no sea la más idónea para interpretar los sentimientos y preocupaciones de la mujer.

La legislación del Reino de León hacia los derechos de la mujer fue avanzada, teniendo en cuenta el contexto que se vivía en la época. No hay que olvidar que se vive en un régimen feudal, donde las relaciones de dependencia imperan, y la mujer tiene un papel secundario en una sociedad donde el protagonista es el varón. Pero si había ciertos privilegios en los que se aludía a los derechos de la mujer.

Indumentaria-medieval3En el Fuero de León de 1017 se recogen las bases de algunos de estos derechos, como son, en lo concerniente al matrimonio, la situación jurídica de los bienes propiedad de la mujer, sea o no mujer de mandación, o en lo referido a la inviolabilidad del hogar y la inmunidad de la mujer en ausencia del marido. También, disponía que en el caso de que se tuviera que embargar los bienes familiares, por falta alguna que hubiese cometido el marido, la legislación preservaba la mitad de esos bienes para manutención de esposa e hijos.

El Fuero de León fue innovador y se alejaba bastante de las distintas reglamentaciones por las que se guiaban otros reinos. Por primera vez se tenía en consideración los derechos de la mujer, y aunque seguía subyugada a la voluntad del marido, fue un primer paso, y muy avanzado, dado el contexto que se vivía en la época. La reglamentación del Fuero de León recogía que las mujeres leonesas no podían ser obligadas a amasar pan para el rey, ni tampoco ser presas, ni prendadas, ni juzgadas en ausencia del marido.

Las Cortes de 1188 sirvieron para afianzar los decretos del Fuero de 1017, además, se establecieron toda una serie de nuevas medidas enfocadas a regular la vida cotidiana del Reino de León. Entre estas disposiciones las mujeres concubinas se ven favorecidas al obligar al padre a reconocer a los hijos y aceptarlos como suyos. En la Constitución de 1194 se hace específica esta disposición para los hijos de los nobles nacidos en el concubinato.

Los distintos fueros del Reino de León, al igual que un padre con sus hijos, tomaron cuerpo del Fuero de León, pero incorporaron normativas propias. El Fuero de Villafranca del Bierzo de 1192, recoge en uno de sus apartados la exención de un año de foro a la mujer viuda, esta normativa era una de las peculiaridades de este fuero.

PeinehusoydedalesLa ausencia o pérdida del marido otorgaba a la mujer el gobierno de casa. Aquellas mujeres que eran cabeza de familia acudían a los concejos y tenían los mismos derechos a participar y ser escuchadas como cualquier otro vecino.

La mujer goza de un status y personalidad jurídica dentro del núcleo familiar similar al hombre. Realiza compras, ventas, donaciones o el testamento de sus bienes con cierta paridad con respecto al hombre. La mujer es el auténtico núcleo de la familia. En ella recae el cuidado de la casa, del huerto, el cuidado de las aves de corral y además de todo ello, ayuda al varón en tareas del campo como era recogida de la cosecha, la vendimia, la siega de mieses, yerba, o tareas ganaderas. Choca este protagonismo con la sumisión que tiene respecto al marido en los aspectos morales y sexuales, que eran controlados por el hombre, quien censuraba su
s conductas y defendía su honorabilidad.

Las circunstancias en los núcleos urbanos eran bastante similares. La mujer era la encargada de las tareas familiares y de la casa. En el caso de que tuvieran un negocio familiar ayudaba en él. La mujer que trabajaba por cuenta ajena, lo hacía en el servicio doméstico, hilando, como lavandera o cocinera, o en el caso del campo como bracera o jornalera, y cobrando bastante menos que el varón.

Doa-UrracaLa señora perteneciente a la clase alta tenía una situación totalmente diferente, con unas cargas laborales mucho más livianas. Se ocupaba del cuidado y educación de los hijos, controlaba la economía, y organizaba las tareas y a los empleados de la casa. En ausencia del marido o por viudedad tomaba las decisiones familiares. Algunas de estas mujeres llegaron a ejercer las funciones de cabeza de familia con gran maestría, alcanzando un gran poder y consideración social.

La mujer que dedica su vida a Dios, ya sea por los pecados cometidos, por evadirse de un matrimonio pactado o bien por ser segundona de la nobleza, tenía una cierta accesibilidad a la cultura, aprendían a leer, escribir y latín y griego.

En definitiva, la vida de la mujer durante la etapa medieval se vio claramente limitada e infravalorada por los hombres, limitación e infravaloración promovida por la Iglesia. La aparente libertad que gozaba la mujer debe entenderse desde el punto de vista de los hombres, que eran los que hacían las normas y quienes intentaban coartar su voluntad, sobre todo en lo tocante a la sexualidad. Dentro de este contexto si se puede decir que la mujer del Reino de León disfrutó de unos privilegios bastante avanzados para la época.
Texto

Selector de idioma

Actividades

  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8

Galería Fotográfica

Basilica de San Isidoro. León Castillo de Simancas.Simancas. Valladolid Monasterio de San Pedro de las Dueñas. San Pedro de las Dueñas Panorámica de Alba de Tormes Las Cabezadas. León Las Cantaderas. León Indumentaria-medieval. Carnicerías Monedas. Museo de León. León El Legado de un Reino. Palacio Conde Luna Peine, huso y dedales. Museo de León. León